Zino Davidoff el fundador
Nacido en Rusia. Ciudadano suizo. Explorador del mundo.

El empresario suizo-ucraniano Zino Davidoff nació el 11 de marzo de 1906 en Kiev, la actual capital de Ucrania. Allí pasó su infancia hasta que su familia emigró a la ciudad suiza de Ginebra en 1911.

Una vez finalizados sus estudios de bachillerato, hace realidad su sueño: realiza un largo viaje por Centroamérica y Sudamérica que tendrá un impacto perdurable en su vida. Tras regresar a Ginebra en 1930, se hace cargo del negocio de su padre, que dirige con éxito. 25 años más tarde, su nombre era reconocido a nivel internacional y su tienda contaba con una lista de prestigiosos e impresionantes clientes entre los que se incluían actores, escritores y políticos.

Convirtiendo el mundo en su patio de recreo, Zino Davidoff abrazó una vida sin límites, recorriendo continentes y conociendo culturas en una búsqueda infatigable para nutrir su vida con lo mejor, con la convicción de que el verdadero lujo es disfrutar de la experiencia de la belleza y del placer último de cada momento.

Empujado por la curiosidad, fascinado por el descubrimiento y la aventura, removió cielo y tierra en busca de la calidad más excepcional y la manufactura intachable, con la convicción de que solo lo auténtico, verdadero y sobresaliente es lo bastante bueno. Finalmente, creó un imperio visionario fiel a sus ideales.

Más allá de las riquezas, buscó el enriquecimiento del alma y los sentidos como artesano de la vida bien vivida. Más allá de las fronteras, expandió su mente y cultivó su experiencia. Más allá de la mortalidad, dejó un legado legendario revestido de su carácter pionero de espíritu libre, dotado de su intuición, tenacidad y pasión por la excelencia.

Permaneció fiel a sus exigentes e innovadores principios que conformaron la marca y crearon el mito de Davidoff. Esta no es solo la herencia que Zino nos legó, es el mapa que nos guía para seguir con la búsqueda.
Pasión por la excelencia. Placer en la vida.
La excelencia basada en la experiencia, la visión y la pasión es el corazón y el alma de la marca Davidoff. Encontrar y fundir la calidad, el trabajo artesanal y el lujo provenientes de todos los confines del mundo representa nuestra búsqueda dinámica e infatigable.

A través de fronteras y más allá de límites, Davidoff reúne lo mejor que el mundo puede ofrecer para cumplir nuestra promesa de excelencia, calidad y manufactura sin concesiones. Es un enfoque holístico el que une todas las categorías de productos con una seña de identidad característica: la convicción de que el placer existente en un objeto que combina la belleza con la más alta calidad y manufactura intensifica su sentido de vivir la vida en plenitud.